En Maquetas.tech siempre estamos a la última con la tecnología y en nuestro catálogo de maquetas se incluyen las más modernas e interactivas. Las maquetas tradicionales son perfectas si se quiere representar un inmueble con todo lujo de detalles. Sin embargo, los modelos impresos en 3D dan mucho más juego a la hora de realizar exposiciones que impresionen en ferias, congresos y museos. La combinación de la maqueta física con la interacción virtual es un cóctel sorprendente para el sector inmobiliario.

La realidad virtual llega a las maquetas

El principal objetivo de los prototipos y modelos, sobre todo en el sector inmobiliario, es enseñar algo que aún no existe o que se encuentra lejos y no se puede transportar. Para las inmobiliarias es importante que el cliente tenga claro lo que hay en cada rincón de un inmueble. Cuanto más clara sea la visión de la vivienda, más altas serán las probabilidades de venta.

La realidad virtual es una tecnología que está irrumpiendo en todos los sectores en los últimos años, y el sector inmobiliario y de la arquitectura no podían quedarse fuera. Las infografías en tres dimensiones y las visitas virtuales son herramientas de venta desde hace unos años. Pero con la realidad virtual se puede dar un paso más allá y hacer que el cliente sienta que se encuentra dentro del edificio en cuestión. El nivel de inmersión e interactividad llega a los niveles más altos para que el usuario pueda hacerse una idea de las dimensiones y espacios reales.

Además, la realidad virtual no solo facilita la venta, sino que también agiliza bastante el proceso de diseño de cualquier inmueble. Evita tener que realizar algunos planos y maquetas de concepto, para poder dedicar así más tiempo a la maqueta final.

Una combinación perfecta

Muchos estudios de arquitectura y agencias inmobiliarias están cayendo en el error de presentar tan solo una muestra virtual de las viviendas. No puede negarse que los renders y las visitas virtuales son herramientas muy eficaces en este sector. No obstante, el cliente sigue queriendo la visión general que proporciona una maqueta a escala. Dan mucho juego a la hora de atraer la atención de los usuarios que, posteriormente, podrán visualizar todos los detalles interiores con unas gafas de realidad virtual.

Las nuevas técnicas de impresión 3D, junto con los juegos de luces o las pantallas interactivas permiten crear maquetas que pueden convertirse en un espectáculo en sí mismas. Algo que beneficiará mucho a cualquier expositor en una feria o un congreso, llamando la atención de todos los visitantes.