Hablar de grandes proyectos para cualquier maquetista, es hablar de la Puerta de Gulliver o Gulliver’s Gate. Se trata de un reto al que se sumaron numerosos pintores, arquitectos y artesanos de todo el mundo para crear paisajes y ciudades de todos los continentes.

La finalidad es crear una enorme maqueta que será expuesta en pleno centro de Nueva York, en la antigua sede de la redacción del periódico New York Times, situado en Time Square. Esta obra, cuyo nombre está dedicado al clásico personaje infantil de los Viajes de Gulliver, ocupará en torno a un área de 4.550 metros cuadrados y contará con 300 construcciones que incluyen desde casas, montañas, trenes o, incluso, aviones en movimiento.

La Puerta de Gulliver, el mundo en miniatura

Los maquetistas darán vida a las calles de las ciudades más importantes del mundo, desde la propia Nueva York con sus avenidas y enormes rascacielos, pasando por la histórica Roma, Moscú, París o Jerusalén. Pero además, este enorme proyecto acogerá grandes obras de la ingeniería hechas miniatura, como son la Gran Muralla China o el Canal de Panamá.

En este macro proyecto no pueden faltar las grandes ciudades latinoamericanas, así, los arquitectos han decidido recrear todo el subcontinente en una superficie de 113 m2 en donde podrán contemplarse con todo lujo de detalles desde las favelas de Río de Janeiro, pasando por la impresionante ciudad de Machu Picchu e incluso, el Caminito de La Boca.

 

Tal es el realismo de esta maqueta, que el visitante podrá disfrutar de las vistas de las luces nocturnas, los puentes y las propias olas del mar. Además, un efecto permite recrear de forma fiel la Garganta del Diablo en las Cataratas del Iguazú mediante un sistema que contiene 50 litros de agua, y todo ello, sin salir de esta enorme sala.

Por su parte, la exposición también cuenta con todo un sistema ferroviario compuesto por más de 1.000 trenes y hasta 12.000 vagones que funcionan por ordenador. Pero los creadores han decidido no limitarse al mundo conocido, y han incluido en este proyecto las que serán nuestras ciudades del futuro, así como astronautas y naves espaciales. A todo ello hay que añadir miles de figuras humanas, vehículos y camiones e incluso, un aeropuerto donde poder contemplar el aterrizaje y despegue de los aviones.

El impresionante trabajo que lleva aparejado este gran proyecto, supuso la dedicación a tiempo completo durante 10 meses de sus creadores, que partieron de ser una empresa familiar para requerir en total la ayuda de 44 personas para poder llevarlo a cabo.

La maqueta arquitectónica es una herramienta de enorme utilidad y eficacia para la creación y presentación de proyectos, y este es un ejemplo más de las grandes posibilidades que esta ofrece a arquitectos y diseñadores.