Las maquetas topográficas representan el relieve de una superficie terrestre en tres dimensiones. Se utilizan para tener una visión más realista de las curvas de nivel de un mapa topográfico. En los planos topográficos el relieve y la altura de cada nivel de tierra se suelen diferenciar con distintos colores o formas curvas. Asimismo, se distinguen los elementos naturales que forman parte del paisaje como los ríos, los valles y otras características de la superficie.

Para comprender un mapa topográfico es necesario una leyenda explicativa que indique cada uno de los aspectos nombrados anteriormente. Con una maqueta topográfica no es necesario el uso de una leyenda porque los niveles se representan en tres dimensiones, por lo que es fácil identificar la diferencia entre las curvas de nivel. Dependiendo de la extensión del terreno que se quiera mostrar, la escala va a ir variando; sin embargo, las escalas más comunes para los planos topográficos son 1:25.000 y 1:50.000. Se trata de una escala muy reducida, por lo que en las maquetas se suelen representar partes del territorio más pequeñas, según la finalidad del prototipo.

maqueta topográfica

¿Cómo se hace una maqueta topográfica?

En Maquetas.tech tenemos experiencia fabricando cualquier tipo de maqueta y sabemos que las maquetas topográficas pueden parecer fáciles al visualizar el resultado final. No obstante, realizar correctamente la maqueta de un mapa topográfico es una tarea para la que se precisa tener conocimientos de topografía y saber aplicar las diferentes escalas. Te explicamos cómo hacer una maqueta topográfica paso a paso.

1. Disponer de los materiales necesarios.

El elemento del que no se puede prescindir a la hora de fabricar una maqueta de este tipo es el plano topográfico con las curvas de nivel bien señaladas. El mapa va a ser la base de la maqueta, por lo que la curva más grande nos dará la forma de la base del modelo. Como consejo, es de gran ayuda imprimir en papel el plano al tamaño real que se quiera hacer la maqueta, de esta forma solo hay que “calcar” la base.

Los materiales van a depender mucho del acabado final que se pretenda conseguir y del uso que se le va a dar a la maqueta. Por lo que, el material más básico sería el cartón y se iría subiendo la calidad hasta llegar a la madera o materiales más duros, pasando por el corcho.

maqueta topográfica Gibraltar

2. Cortar las piezas para cada curva de nivel.

Al igual que sacamos la base de la maqueta de la curva con mayor superficie, se recortan los demás niveles en el material elegido y se van superponiendo en el orden correcto. De esta forma ya se obtiene el plano en tres dimensiones.
Si el uso final de la maqueta es tener un objeto orientativo que represente un mapa topográfico, se podría dar por finalizada la maqueta.

3. Acabados finales para un aspecto realista.

Una vez que está representado el plano en tres dimensiones, lo más común es cubrir la estructura resultante con pasta de yeso o cemento plástico. Una vez que seque, se pueden añadir todos los elementos decorativos para darle realismo. Se puede pintar y añadir texturas como césped y vegetación.

¿Para qué se usan las maquetas topográficas?

Las maquetas topográficas pueden tener distintos usos, aunque el más común es el de representar un terreno en el que se pretende construir viviendas o realizar planes de urbanismo. De forma que se puede estudiar el terreno desde la perspectiva que da un objeto tridimensional.

Otro de los usos que se dan es para ser la base de maquetas de campos de golf. Una vez conseguido el mapa topográfico en tres dimensiones, se añade la vegetación y los edificios que formarán parte del club.

maquetas-de-campos-de-golf