Es habitual que los modelos de edificios grandes como hoteles o centros comerciales solo muestren el exterior de la construcción. La razón por la que el interior es obviado o no se representa en la misma maqueta es principalmente la escala. Cuando la maqueta de un edificio de cien metros se levanta sólo un metro del suelo, cada planta tendría una escala de más o menos un centímetro, por lo que resulta prácticamente imposible poder realizar los detalles interiores sin tener que usar una lupa para poder verlos.

Con la maqueta de una casa no ocurre lo mismo. Al tratarse de una construcción real más pequeña, se puede utilizar una escala mayor en la que tienen cabida un elevado número de detalles. Se puede pasar de representar solo el exterior a tener espacio para hacer una muestra del interior. Lo normal en las maquetas de viviendas tradicionales es que sólo se pueda ver el interior a través de las pequeñas ventanas, lo que dificulta bastante la visión completa. No obstante, la fabricación de maquetas arquitectónicas ha evolucionado para crear sistemas que permitan obtener una vista de todos y cada uno de los detalles que la componen.

En lo referente a la realización de maquetas de arquitectura, cada taller tiene su propio estilo y utiliza diferentes técnicas de fabricación. En Maquetas.tech estamos acostumbrados a ofrecer la máxima calidad de detalle. Es por eso que ofrecemos la mejor solución para mostrar íntegramente tanto el exterior como el interior de las maquetas de casas amuebladas. Y lo conseguimos mediante la elaboración de mecanismos móviles en los que la maqueta pueda contemplarse desde cualquier ángulo.

Tipos de maquetas móviles

Las maquetas móviles son la solución perfecta para hacer una exposición de una casa o un edificio con pocas plantas. La posibilidad de abrir la maqueta para ver su interior hace que la calidad de la muestra sea la más elevada. Tanto si se trata de un producto para presentar en un congreso, una feria o para la promoción inmobiliaria, las maquetas de plantas móviles son uno de los tipos de maquetas más útiles. Por una parte, tienen la capacidad de llamar la atención de cualquier usuario por la novedad que supone que pueda abrirse. Y por otra, se convierten en la herramienta perfecta para convencer a los inversores gracias a la cantidad y calidad de los detalles.

Nuestro taller de maquetistas tiene experiencia en la realización de maquetas de arquitectura de todo tipo. Y las maquetas con aperturas pueden presentarse de varias formas:

– Maqueta móvil de corte vertical. Estas maquetas se abren verticalmente, como un libro. Son las menos habituales, ya que los edificios y las casas suelen tener recovecos que no se apreciarían bien. Es la maqueta más parecida a una casa de muñecas. Puede ser una buena elección para representar un edificio cuadrado y sin demasiados detalles interiores. Por ejemplo, una galería de arte o una tienda de concepto abierto, sin muros que dividan habitaciones.

– Maqueta de plantas móviles. Se trata de las maquetas con mejor acogida en las ferias y exposiciones. Se abren horizontalmente, permitiendo ver todo el interior de cada planta desde arriba. Existen de dos tipos: las que las plantas se levantan dejando un espacio entre ellas, y las que las plantas se deslizan girando sobre un eje. La segunda opción es la que ofrece una mejor visión y experiencia al usuario, ya que con la primera probablemente tenga que agacharse para reconocer todos los detalles del interior.


Maquetas con movimiento y tecnología

Tanto si se abren verticalmente como de forma horizontal, las maquetas de casas amuebladas aceptan también el uso de la tecnología. Si además de obtener una vista completa de la maqueta, está automatizada, la impresión se mejora con creces. Algo tan simple como añadir un motor y un interruptor con los que las plantas se abran solas incrementa mucho el impacto de la maqueta sobre los distintos usuarios.

La tecnología también ayuda a conseguir un nivel de realismo mayor en los detalles interiores. Integrando iluminación interior con lámparas en miniatura o incluso agregando un hilo musical a la estancia, la muestra se convierte en una experiencia.

Si una promotora inmobiliaria o una empresa constructora decide realizar una maqueta arquitectónica de este tipo, no sólo el proyecto representado tendrá éxito, sino que también se posicionarán, como marca, en un buen lugar en la memoria de los clientes e inversores.

La importancia de los detalles en la maqueta de plantas móviles

Aunque por sí mismas, las maquetas móviles sean capaces de generar muy buenos resultados, si no se cuidan los detalles de poco sirve el mecanismo de apertura. Cuando se opta por fabricar una maqueta de plantas móviles, es necesario que el nivel de realismo sea el máximo posible tanto en el interior como en el exterior. De otra forma, el esfuerzo de seccionar y permitir la apertura habrá sido en balde.

Fabricar mobiliario para maquetas es bastante complicado debido a la escala tan pequeña con la que se trabaja. Los maquetistas profesionales sacan todas sus herramientas de precisión para conseguir el acabado más realista. Aunque en este aspecto, las cortadoras láser y las impresoras 3D ayudan mucho. Por otro lado, la textura es tan importante como la forma de cada elemento de la maqueta. Por ejemplo, si el exterior del edificio es de ladrillo visto, lo más profesional es representar el relieve de cada bloque en lugar de pintarlo.

Estas maquetas pueden ser muy útiles para los profesionales del interiorismo. Cuando los interioristas realizan un proyecto, suelen plasmar su diseño en programas informáticos de modelado en tres dimensiones. Es la forma más rápida y económica de realizar el trabajo, y es perfecto para el proceso de creación. Pero, una vez acabado el diseño, el cliente prefiere tener una vista con una perspectiva global, que sólo se consigue con una maqueta que muestre el resultado final del interior.