Las maquetas son una de las mejores soluciones para representar a escala un objeto. Se trata de uno de los recursos más utilizados en arquitectura y en el sector inmobiliario. Las maquetas arquitectónicas son recreaciones a escala reducida cuya función básica es dar forma física a los planos de un edificio. De esta forma, se consigue que los trazos en el papel sean visibles en tres dimensiones. Todo arquitecto ha tenido que realizar alguna maqueta, ya que los estudios de arquitectura se superan tras fabricar maquetas de proyecto de fin de carrera. Asimismo, las maquetas topográficas son igual de relevantes en el ámbito, ya que muestran el relieve de un terreno en miniatura.

En los últimos años, la fabricación de las maquetas de arquitectura ha evolucionado bastante. Pasando de ser un trabajo especialmente artesanal a contar con la ayuda de máquinas que facilitan el trabajo, como son las impresoras 3D y las cortadoras láser. En Maquetas.tech tenemos la suficiente experiencia para saber que estos cambios han enriquecido el sector y permiten crear maquetas espectaculares. Gracias a toda esta innovación, las maquetas y prototipos están volviendo a ser una de las mejores herramientas para la promoción inmobiliaria.

Además de las maquetas 3D, existen otras formas interesantes para representar proyectos arquitectónicos. Por ejemplo, las maquetas digitales, que se tratan de modelados digitales en tres dimensiones que plasman un edificio con todo lujo de detalles a través de una pantalla. Con la combinación de los dos tipos de maquetas en una exposición, cualquier empresa de promoción inmobiliaria tiene la atención asegurada.

¿Qué son los prototipos arquitectónicos y para qué se usan?

Los prototipos arquitectónicos son maquetas que representan cualquiera de las partes que forman un edificio, desde el terreno en el que se sitúa (maqueta topográfica) hasta el interior del inmueble amueblado (maqueta hiperrealista). Los usos que se le pueden dar a los prototipos varían según el tipo de representación. Aunque, un mismo tipo de maqueta puede servir para más de un objetivo final. Vamos a explicarlo con más detalle:

  • Maquetas topográficas:

Como se ha aclarado anteriormente, las maquetas topográficas recrean el relieve de un territorio real. Estos prototipos incluyen la representación de los distintos niveles del suelo, la vegetación y otros elementos naturales o artificiales como lagos y cambios en el terreno. Las maquetas que mejor representan la tipografía de un área son las maquetas de campos de golf. Nuestro equipo de maquetistas son especialistas en este tipo de maqueta, en las que incluyen todo tipo de detalles en la vegetación y los edificios que se sitúen dentro del campo.

Otro de los usos que se le da a la maqueta topográfica es para estudiar el área real donde se pretende realizar un nuevo proyecto de edificación. Además, sirve como base para la posterior fabricación del edificio que se va a construir.

  • Maquetas de edificios:

Las maquetas de edificios son las más habituales en todo el sector arquitectónico. Sus usos son muy variados, aunque destacan las maquetas arquitectónicas para la promoción de nuevas viviendas.

A su vez, son muy comunes a la hora de realizar la maqueta proyecto fin de carrera. Probablemente, la maqueta de fin de carrera sea la que marque el camino del arquitecto en el futuro próximo. Puesto que una buena realización de la misma le asegura el éxito en todos los aspectos de su trabajo, que, para llegar a convertirse en una maqueta, ha tenido que pasar por todas las fases de construcción de un edificio.

En cuanto a su uso, la maqueta de edificio sirve para dar forma a un nuevo proyecto de obras, ya sea destinado a la construcción de viviendas o cualquier otro tipo de edificio (centros comerciales, hoteles, edificios institucionales…). Estos prototipos se utilizan desde el primer momento del plan de construcción para corregir posibles errores en los planos y para conseguir financiación y permisos de obra. Posteriormente, las maquetas de casas o edificios residenciales se usan para promocionar la venta de los inmuebles. De esta forma, sirve de herramienta de venta antes de que el edificio real se construya.