No es la primera vez que os hablamos de la presencia de las maquetas en el cine. Y también os hemos presentado a varios maquetistas que dedican o han dedicado gran parte de su vida a crear pequeños edificios y figuras que fueron el mejor escenario para una película. Por ejemplo, el español Emilio Ruiz del Río, considerado como el gran mago del cine del siglo XX. En esta ocasión vamos a hablar de Weta Workshop, un estudio de diseño y efectos especiales que ha trabajado en algunas de las películas más taquilleras de la historia.

Las maquetas antes que el ordenador

Una publicación compartida de Weta Workshop (@wetaworkshop) el

Una publicación compartida de Weta Workshop (@wetaworkshop) el

Las “maxituras” de Weta Workshop

Las maquetas que se realizan para el cine no suelen tener la misma escala que las que se construyen para arquitectos y promotores inmobiliarios. En la industria audiovisual se trabaja con una escala mayor. De hecho, los propios trabajadores del estudio han denominado a sus maquetas como “maxituras”, considerando el gran tamaño de sus miniaturas. En algunas ocasiones se utilizan prototipos que representan objetos o edificios a una escala mayor de la real. Las maquetas más grandes que se han fabricado en Weta Workshop fueron las de “El Señor de los Anillos”, donde una de ellas llegó a medir cerca de nueve metros.

Para “Blade Runner 2029”, el estudio ha desarrollado unas miniaturas con todo tipo de detalles que dan forma al escenario de una ciudad. Aunque se han apoyado en las nuevas tecnologías usando softwares de modelado en 3D, el verdadero trabajo está en los maquetistas profesionales que han construido cada maqueta pincel en mano.

En 1982 se estrenaba una película que marcaría un antes y un después en el género de la ciencia ficción: “Blade Runner”. Una película basada en la ingeniería genética del futuro (2019, en aquel entonces) en la que los efectos especiales creaban una ciudad de Los Ángeles caótica. Ahora, 35 años después se ha estrenado un remake basado en la anterior obra. Y aunque haya pasado tanto tiempo y la industria de los efectos visuales haya evolucionado tanto, se ha preferido utilizar maquetas para recrear Los Ángeles de nuevo.

Los encargados de crear el escenario para este nuevo filme fueron los diseñadores de la empresa Weta Workshop. Un estudio australiano que nació en 1987 en la trastienda de un piso de la mano de Richard Taylor y Tania Rodger. Mientras que él se encargaba de los efectos especiales, ella realizaba las tareas administrativas y de crear personajes de foam y silicona. De hecho, uno de sus primeros encargos como profesionales fueron 68 marionetas para un show satírico.

Poco a poco se hicieron grandes y ahora llevan una carrera llena de premios por el trabajo realizado en películas como “Avatar” o la trilogía de “El Señor de los Anillos”; o por series tan conocidas como “Xena: la princesa guerrera”. El éxito es tal que en la actualidad uno de los socios de la compañía es el famoso director Peter Jackson.

Se trata de un estudio que ha sabido combinar a la perfección los efectos visuales creados por softwares 3D con los tradicionales efectos especiales hechos con maquetas. Además de incluir en su catálogo de servicios la creación de atrezzo y vestuario.

Una publicación compartida de Weta Workshop (@wetaworkshop) el

Foto del artículo: Weta Workshop – Facebook